Misión

La evangelización y el apostolado de la santidad

«He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia» (Jn 10, 10).

 

«...nunca dejan de obrar casi juntas Marta y María; porque en lo activo y que parece exterior, obra lo interior, y cuando las obras activas salen de esta raíz, son admirables y olorosísimas flores; porque proceden de este árbol del amor de Dios y por sólo Él, sin ningún interés propio, y extendiéndose el olor de estas flores para aprovechar a muchos, y es olor que dura, no pasa presto, sino que hace gran operación. Estos servirán a su Majestad y aprovechan mucho... un mirar a sola honra y gloria de Dios en todo... Por contentar más a Dios, se olvidan de a sí por ellos, y pierden las vidas en la demanda, como hicieron muchos mártires, y envueltas sus palabras en este tan subido amor de Dios, emborrachadas de aquel vino celestial, no se acuerdan» (Sta. Teresa de Jesús).

 

 

La prioridad de la Pequeña Familia de Betania es el crecimiento de la santidad cristiana fundamentado en el conocimiento, amor e imitación de Jesucristo.

 

Deseamos que la vida contemplativa no sea cosa de pocos, sino que el Señor llama a todos por este camino, procurando el apostolado de la contemplación desde la fraternización y la simplicidad.

 

«El Maestro está aquí y te llama» (Jn 11, 28). Para favorecer el apostolado de amar juntos a Jesús y que otros le amen con santidad, procuramos:

 

1º La primacía de la gracia y la prioridad de la oración en toda labor apostólica.

 

«Es más precioso delante de Dios y del alma un poquito de este puro amor y más provecho hace a la Iglesia, aunque parece que no hace nada, que todas esas otras obras juntas. (…) Adviertan, pues, aquí los que son muy activos, que piensan ceñir al mundo con sus predicaciones y obras exteriores, que mucho más provecho harían a la Iglesia y mucho más agradarían a Dios, dejado aparte el buen ejemplo que de sí darían, si gastasen siquiera la mitad de ese tiempo en estarse con Dios en oración, aunque hubiesen llegado a tan alta como ésta. Cierto, entonces harían más y con menos trabajo con una obra que con mil, mereciéndolo su oración, y habiendo cobrado fuerzas espirituales en ella, de otra manera, todo es martillear y hacer poco más que nada, y a veces nada, y aun a veces daño» (S. Juan de la Cruz).

 

2º Ser un testimonio visible de unidad y fraternidad

 dóciles al Espíritu Santo que hace de todos «un solo corazón y una sola alma» (cf. Hch 4, 32).

3º Proponer el “alto grado” de la vida cristiana ordinaria

 

mediante una pedagogía de la santidad verdadera y propia adaptada a cada persona.

 

4º Educar personal y comunitariamente en el arte de la oración 

para conseguir que la contemplación no sea cosa de pocos, pues el Señor llama a todos.

5º «Ser apóstol de apóstoles»

«Respecto al apostolado me agradaría que fuese ya apóstol de apóstoles, hasta el punto debe reunir a unas y otras y animarlas a la vida de santidad y de apostolado...

¡vaya que es más fecundo ser apóstol de apóstoles!»

(Siervo de Dios Diego Hernández).

6º Colaborar en la pastoral diocesana y parroquial,

especialmente favoreciendo la pastoral de la santidad.

7º Preferir los medios pastorales sencillos

                  AGENDA

Todos los días: La Casa Betania HORARIO  acoge para la oración, el acompañmiento espiritual, el encuentro fraterno... Además están programados los siguientes encuentros:

MAYO 2019

 

-----------------------------------------

TODOS LOS MESES

Miércoles 18:00 h.: Encuentro espiritual de mujeres

Viernes 20:00 h.: Oración de la Cruz-Pascua.

Domingo 17:30 h.: Santa Misa, después conversación espiritual.

 

Pequeña Familia de Betania en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Pequeña Familia de Betania Tfno. 965 621 558 - 672 217 365 AVISO LEGAL