Pequeñas comunidades de Betania

«El grupo de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma» (Hch 4, 32)

Nos juntamos en pequeñas comunidades para ayudarnos a amar juntos a Jesús y que muchos otros le conozcan y le amen.

 

Las pequeñas comunidades intentan ser pequeñas parábolas de Evangelio, donde cristalicen y fragüen presencias y gestos de un Dios de entrañas de misericordia con los brazos extendidos.

 

 

Reunidos alrededor de la Virgen María para la oración litúrgica y la conversación espiritual, el encuentro semanal o quincenal es en los propios hogares, como iglesias domésticas, con un espíritu acogedor, sencillo, orante, fraterno y misionero. 

 

Cada cierto tiempo, el retiro espiritual en la casa de Betania y el encuentro con las demás pequeñas comunidades propicia la unión de toda la pequeña familia de Betania.

 

Las pequeñas comunidades de Betania.

Una realidad pequeña, familiar y evangélica, pero como «la levadura» del Evangelio, su número ha superado nuestras expectativas. 

A imitación de Cristo, queremos vivir desde la intimidad con Dios, una vida fraterna, orante y «en salida».

Un número importante de los miembros son conversos que «han vuelto a casa». Y han encontrado en nuestra pequeña familia de Betania y en las comunidades, una vivencia cercana del Evangelio, así como una experiencia de la Iglesia acogedora y fraterna.

Para poder entender brevemente lo somos, presentamos los cinco pilares vivenciales. Deseamos ser: acogedores, sencillos, orantes, fraternos y misioneros.

Queremos ser acogedores, como Dios y la Iglesia nos acogen con amor. En primer lugar en nuestros hogares, lugar donde realizamos nuestros encuentros, facilitando la apertura de lo que somos hacia los hermanos que son un don para cada uno de nosotros. Desde la sencillez y la humildad reconocemos nuestra realidad de pobres con las manos abiertas, que recibimos toda la Fuerza de nuestro Padre Dios. Usamos formas sencillas: la convivencia, la lectura espiritual, el acompañamiento…

Desde la oración, en nuestros encuentros los hermanos comienzan a experimentar que ésta es la puerta que nos introduce en el corazón de Dios y nos abre el corazón hacia los demás. Para algunos, es su primera vivencia orante y experiencia de silencio.

Desde la fraternidad, como hijos del mismo Padre, el deseo del otro, la vida del otro es un don a compartir, pues sin los dones que recibimos de los otros no podemos construirnos como personas. El servicio muto es expresión del deseo de Jesús: «he venido para servir y dar mi vida» (cf. Mc 10, 45), con amor, alegría, paz y confiando en la Providencia.

El último pilar es: misioneros. Es quizá el que más hincapié nos están realizando el Papa Francisco. Nos llama a la salida de nuestro lugar de confort, nos dice que la Iglesia es como un «hospital de campaña». En fin, es un modo de decirnos que no nos acomodemos en un círculo cerrado y seamos discípulos misioneros. Por eso, hemos comenzado, también, una escuela de evangelización para formarnos y capacitarnos para la misión.

Nos implicamos en las Parroquias como agentes pastorales y catequistas; participamos en la pastoral de los pobres; favorecemos que los más jóvenes se involucren en este tipo de actividades; colaboramos dando ayuda psicológica; participamos en la pastoral de padres y alumnos en los colegios; recogemos el deseo de Amoris Laetitia de acompañar en el crecimiento en la fe con los divorciados…

Estamos empezando… Pero no queremos dejar de soñar e intentar colaborar para que la Iglesia sea, como dice el Papa Francisco en Evangelii Gaudium: «el lugar de la misericordia gratuita, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdo­nado y alentado a vivir según la vida buena del Evangelio» (n. 114).

                  AGENDA

Todos los días: La Casa Betania HORARIO  acoge para la oración, el acompañmiento espiritual, el encuentro fraterno... Además están programados los siguientes encuentros:

MAYO 2019

 

-----------------------------------------

TODOS LOS MESES

Miércoles 18:00 h.: Encuentro espiritual de mujeres

Viernes 20:00 h.: Oración de la Cruz-Pascua.

Domingo 17:30 h.: Santa Misa, después conversación espiritual.

 

Pequeña Familia de Betania en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Pequeña Familia de Betania Tfno. 965 621 558 - 672 217 365 AVISO LEGAL